Uso de vigencias futuras para el Metro de Bogotá es legal

El Juzgado Cuarto Administrativo de Oralidad del Circuito de Bogotá ratificó la legalidad del artículo 9° del Acuerdo Distrital 642 de 2016, que autoriza el uso de vigencias futuras excepcionales para la construcción del Metro de Bogotá.

La demanda interpuesta por la ciudadana Deisdre Constanza Vargas Sanabria pretendía que se declarara la nulidad del artículo 9°, argumentando que no se contaba con los estudios necesarios para su aprobación, según lo contemplado en el artículo 1° de la Ley 1483 de 2011 y el literal “e” del artículo 1° del Decreto 2767 de 2012.

Sin embargo, el jurado desestimó los argumentos, asegurando que la Primera Línea del Metro de Bogotá, para la cual se aprobaron compromisos con cargo a vigencias futuras, se encontraba soportada en estudios que cumplen los requisitos.

La Administración Distrital, representada por la Secretaría Jurídica, logró acreditar en la instancia judicial el estricto cumplimiento de todos los requisitos legales exigidos para la aprobación de las vigencias futuras, entre estos, los estudios previos, con lo cual se probó la observancia a las exigencias de la Ley 1483 de 2011 y el Decreto 2767 de 2012.

El acuerdo autorizaba a la Administración Distrital, a través de la Secretaría de Hacienda, para asumir compromisos con cargo a presupuestos de vigencias futuras excepcionales por un valor de $4.137.000.000.000 de pesos entre 2017-2036 (alrededor de US$1.365.210.000), con el propósito de cofinanciar el proyecto de la Primera Línea del Metro de Bogotá.

El Detalle

A pesar del fallo del juez, los opositores insisten en que hubo una irregularidad: se presentó estudios del metro subterráneo, para buscar recursos para el elevado.

Además, resaltan que el fallo corresponde a unas vigencias que la misma alcaldía caducó, señalando que a finales de 2016, la administración declaró la caducidad el uso de vigencias futuras excepcionales para la construcción del metro y decidió no acceder a ellas, para luego tramitar vigencias futuras ordinarias, las cuales son las que están en firme. La diferencia entre las excepcionales y las ordinarias es que las primeras requerían estudios de ingeniería de detalle, mientras la segunda solo requería estudios de factibilidad.

Fuente: La República y El Espectador

(Visited 10 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más