OAS pagó más de US$7 millones al Club de la Construcción

La constructora OAS también sería parte del conglomerado Club de la Construcción, según declaraciones de exejecutivos de la misma compañía.

La constructora habría entregado sobornos por más de 25 millones de soles (US$7.591.619) al Club de la Construcción para ingresar a este grupo. Según medio peruanos, OAS tenía problemas para ganar proyectos en el Perú.

“Siempre era descalificada en los procesos de licitación de obras, y se notaba que [las otras empresas] siempre ganaban [los procesos] con precios altos cerca del límite y, OAS incluso ofertando precios muchos más bajos, nunca lograba contratar porque era descalificada. [OAS] participó en aproximadamente tres concursos no logrando su objetivo”, declaró uno de los ex ejecutivos de la firma brasileña a los fiscales peruanos en marzo de este año en Sao Paulo, Brasil.

Lee también: Perú recibe cuatro propuestas para el aeropuerto de Chinchero

El colaborador N°105-2019 confesó al equipo especial Lava Jato que “existía el rumor [de] que había un club que se organizaba y que solo ganaban las obras los que pertenecían al club y que la persona que manejaba el tema se llamaba Rodolfo Prialé, con quien Valfredo de Assis Ribeiro [ex gerente general de OAS Perú] se reunió en el 2011. [De Assis] quería ingresar pero no era fácil, […] Rodolfo Prialé seguía postergando el ingreso [al sector público] que nunca ocurría, entonces Valfredo de Assis lo amenazó con reclamar al presidente Ollanta Humala porque OAS no podía ganar una obra y trabajar. Entonces Prialé pidió que no hablase con Humala Tasso porque este era asunto del Ministerio de Transportes y Comunicaciones [MTC] que existía hace décadas y desde gobiernos anteriores. […] Días después, Prialé cedió y OAS tuvo ingreso aprobado en el ‘club’”.

El colaborador detalló que la primera obra adjudicada fue la de carretera Lima-Canta a través de Consorcio Vial Santa Rosa, integrado por OAS, Mota Engil y Constructora Upaca. “Las otras empresas que estaban en dicha licitación también estaban involucradas en el ‘club’. No hubo ninguna competitividad”, señaló.

El valor de la obra era de 293.326.002 de soles, pero la buena pro fue por 319.248.819 de soles. El soborno para el Club de la Construcción fue de 2.92%, es decir, 9.322.065 de soles.

Lee también: Proyecto de puerto peruano de Chancay elevará la participación de Lima en PBI

También se adjudicó la carretera Quilca-Matarani, por 552.293.163 de soles, a Consorvia Vial Quilca-Matarani, integrado por OAS, Cosapi y Obrainsa. El monto real de la obra era 505.290 560 de soles. El porcentaje del soborno fue de 16.156.160 de soles. Entre ambas construcciones, la coima llegaba a 25.478.225 (US$7.591.619).

Para el pago al Club de la Construcción, Rodolfo Prialé se reunía con el jefe del área de contabilidad clandestina de OAS, Alexandre Portela, para acordar el método para pagar los sobornos, según el colaborador 105-2019.

Perú gana arbitraje

Perú vuelve a ganar un arbitraje contra firma relacionada al Club de la Construcción. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), a través de la Procuraduría Pública, logró que se declare infundadas las pretensiones del consorcio Cosapi Johesa, ligado al cuestionado Club de la Construcción.

Este consorcio demandaba al Estado peruano por 10.7 millones de soles (US$3.18 millones) por eventuales ajustes de precios en la ejecución de la obras de rehabilitación y mejoramiento de la carretera Cajamarca-Celendín-Balsas, en el tramo: del kilómetro 52.

El Club de la Construcción era un conglomerado de compañías que pagaban sobornos en el Ministerio de Transportes a fin de obtener la buena pro de obras públicas.

Fuente: Andina y El Comercio

(Visited 17 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más