Metro de Sao Paulo rescinde contrato del monorriel de la Línea 17-Oro

El Metro de Sao Paulo decidió rescindir unilateralmente el contrato de construcción del monorriel de la Línea 17-Oro. La obra a cargo del consorcio comandado por la empresa Andrade Gutiérrez avanzaba a ritmo lento.

El gobierno informó que intentó en varias ocasiones acelerar el ritmo de la obra para que se entregaría en 2020, pero dijo que una empresa que fabrica los trenes ha fallado. Por eso, quedó inviable concluir el proyecto.

Ahora, deberá hacerse una nueva licitación. La Línea 17-Oro del Metro de Sao Paulodebe conectar el aeropuerto de Congonhas hasta la estación Morumbi de la Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos (CPTM).

El monorriel de la Línea 17-Oro del Metro de Sao Paulo se convirtió en una promesa para la Copa 2014 en 2010; sin embargo, la obra ha sufrido una serie de problemas en los últimos años. Inicialmente la obra debía concluir el 2013 pero se restrasó para julio de 2019. Con el fin del contrato, ahora no existe una fecha de conclusión.

Ferrovía Norte-Sul

Por otro lado, el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil autorizó la realización de la subasta de un tramo de 1.537 km del ferrocarril de carga Norte-Sul, la que se llevará a cabo hoy (jueves 28) en la bolsa de valores de Sao Paulo.

La red conectará Porto Nacional, en el estado de Tocantins, con la ciudad de Estrela d’Oeste, en Sao Paulo.

El tribunal no detectó de irregularidades en las reglas de la subasta, como alegaban los fiscales, informó un vocero de la entidad.

Lee también: Cablebús de Ciudad de México atrae el interés de 13 firmas

Los fiscales alegaban que las reglas favorecían al operador logístico VLI. La minera Vale controla está última a través de una participación de 37.6%, mientras que la canadiense Brookfield Asset Management posee el 26.9% y la japonesa Mitsui el 20%.

El TCU sostenía que VLI tenía una gran ventaja respecto de los “derechos de servidumbre”, regla que obligaba a la concesionaría ferroviaria a permitir que otras compañías utilicen el tramo. Vale como mayor accionista de VLI tenía la delantera, según los fiscales, porque ya tenía derecho de operar otro tramo de 720 kilómetros de la ferrovía, conectado a la sección que se adjudicará.

La oferta mínima por la concesión de operación y mantenimiento a 30 años, que según el regulador ANTT no se puede ampliar, alcanza los 1.350 millones de reales (US$346 millones). La línea requiere la inversión de 2.700 millones de reales.

Fuente: Revista Ferroviaria y BNamericas

(Visited 43 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más