Empresario argentino de la construcción se entrega a la justicia

Las detenciones por escándalo de corrupción sacuden a Argentina. Recientemente, el exjefe de la Cámara Argentina de la Construcción y titular de la firma Esuco, Carlos Wagner, se entregó a la Justicia, en el marco de una investigación por pagos de sobornos durante las gestiones de los expresidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

El empresario que encabezó por años la cámara de la construcción durante los Gobiernos de Fernández ahora deberá declarar ante el juez federal Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli.

El nombre de Wagner, junto al de al menos una docena de empresarios de la construcción y del sector energético, aparece en algunos de los ocho cuadernos aparentemente escritos por quien era chofer de Roberto Baratta, un exsecretario del Ministerio de Planificación, según reportaron medios argentinos.

Los cuadernos contienen detalles de viajes que hizo el funcionario desde 2005 y en los que se explica que llevaba bolsos con dinero a la residencia presidencial y al domicilio particular de Fernández y Kirchner, que murió en 2010.

Por este caso, esta semana fueron detenidos seis empresarios y otros seis exfuncionarios, incluidos Baratta y su chofer. Los fiscales sospechan que la red de sobornos involucró pagos de hasta US$160 millones.

La detención de un directivo del argentino Grupo Albanesi -que agrupa empresas de energía, petróleo y vinos- llevó a la firma a cancelar una emisión de obligaciones negociables por entre US$20 y US$70 millones prevista para ayer, dijo la compañía.

El escándalo se suma a una serie de denuncias de corrupción en la obra pública argentina durante la gestión anterior a la del actual presidente liberal Mauricio Macri, que asumió en 2015.

El exsecretario de Obras Públicas José López fue detenido en junio de 2016 cuando intentaba esconder bolsos llenos con divisas en un monasterio de la provincia de Buenos Aires.

Fuente: Reuters y BNamericas

Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más