Costa Rica decidirá futuro del tren eléctrico para la Gran Área Metropolitana

El tren eléctrico para la Gran Área Metropolitana (GAM) está a solo a unos pasos de ser una alternativa de transporte limpio en Costa Rica, pero eso solo dependerá de que los diputados aprueben un empréstito por USD 550 millones y que se gestione el concurso para escoger a la empresa que construya y opere el sistema ferroviario.

La iniciativa del tren eléctrico esta supervisada por el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) con el impulso de la primera dama, Claudia Dobles.

Para algunos dar marcha atrás o dilatar el proyecto tendría un elevado costo social para el país, pero para otros agravaría más la situación de las ya débiles finanzas públicas del país.

Leiner Vargas y Daniel Suchar sostienen que la construcción de esta obra generará empleo y sería un importante instrumento dentro de los planes para la recuperación económica por la crisis del Covid -19 y aseguran que el crédito no se debe dejar pasar. Feinzaig por su parte, insta a no renunciar al proyecto, pero buscar otras vías de financiamiento, porque las finanzas públicas están muy comprometidas, como una concesión de obra pública.

Lee también: Se suspende licitación para operar la Terminal de Cruceros de Panamá

Del lado contrario, varios diputados de distintas fracciones legislativas ven con recelo la aprobación de un crédito por USD 550 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiarlo.

Leiner Vargas aseguró que los diputados y ciudadanos deben diferenciar entre una deuda para gastos corrientes del gobierno de una deuda que se traduce en un activo físico para el país.

El crédito por USD550 millones subsidiará parte de la construcción del tren eléctrico para la Gran Área Metropolitana (GAM) de 85 kilómetros, valorado en USD 1.500 millones.

El proyecto que atravesaría cuatro provincias (Cartago, San José, Alajuela y Heredia), así como 15 cantones, generaría 1.200 fuentes de empleo calificado y no calificado de manera directa, solo en la fase de construcción.  La intención es poder trasladar cerca de 250 mil personas por día, que podrían utilizar el servicio a lo largo de las 42 estaciones que se planean construir.

Si se optará por la concesión, la empresa privada debe financiar, construir y operar el proyecto y recuperar la inversión mediante el cobro, en este caso, de tarifas.

Que la concesión se dé depende de la aprobación del crédito por parte de los diputados. De lograrse, el concurso de concesión arrancaría en setiembre y la construcción en el segundo semestre de 2022.

Hasta ahora 32 empresas de países de varios continentes han mostrado interés en el proyecto, adelantó Elizabeth Briceño, jerarca del Instituto Costarricense de Ferrocarriles.

Por lo pronto, el tren eléctrico para la GAM ya cuenta con todos los estudios de preinversión básicos, que determinaron que, desde el punto legal, ambiental, técnico, social y económico es factible llevarlo a cabo.También se tiene el borrador del cartel de licitación para sacar el concurso, el cual ya está en revisión.

Inversiones

Para realizar los estudios de factibilidad de este proyecto ya se invirtió USD 1 millón donado -también- por BCIE, y un aporte de USD 300 mil del Incofer.

Ahora se tramita el empréstito por USD 550 millones, y queda pendiente la inversión final para la construcción del proyecto que se daría en concesión y que, según las estimaciones expresadas por Incofer, se estaría empezando a construir en el 2021.

El estudio de factibilidad quedó listo en marzo anterior y ahora se espera conocer los detalles de dicho informe, los cuales establecen costos reales, inversiones necesarias en expropiaciones, demanda real del proyecto.

Fuente: La República y CRHoy

(Visited 71 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más