Constructora Queiroz Galvao a punto de ganar licitación en Argentina

Buenos Aires ha solicitado al Banco Mundial la “no objeción” de la adjudicación de cuatro tramos del Salado.

La postergada obra de saneamiento integral del Río Salado pareció encaminarse hace pocos meses hacia su concreción final, a partir de un acuerdo entre la Nación y la Provincia para dividirse tramos de las obras.

Así el año pasado, el Ministerio de Infraestructura de Argentina recibió las ofertas de ocho conglomerados empresariales, pero varios de ellos muy cercanos al presidente Mauricio Macri, como los de Caputo, Mindlin y Calcaterra, y otros salpicados por denuncias de corrupción, como el caso de la brasileña Queiroz Galvao.

La empresa brasileña presentó junto a su socio local, Centro Construcciones, la mejor oferta en términos económicos financieros, y se encamina a obtener la licitación. Y la provincia de Buenos Aires ya tramitó ante el Banco Mundial –que financia la obra- la “no objeción” para terminar con el proceso de adjudicación.

Sin embargo, no parece que el trámite vaya a resultar sencillo, por una serie de razones. La primera es que la oferta de la UTE que capitanea Queiroz Galvao está entre 10 y 15 por ciento por debajo de las de sus competidoras, lo que pone bajo la lupa su sustentabilidad. “Es precio vil”, aseguran los observadores.

Además, la empresa en Brasil está inhabilitada para trabajar hasta el año 2022, enfrenta juicios, embargos y sus principales directivos están tras las rejas. También en Perú se encuentra en la mira de la Justicia.

Para sortear esos impedimentos, Queiroz Galvao se presentó a la licitación del Salado como una “filial local” de la empresa madre, con lo cual se desligó del escándalo y de la comprometida situación financiera. Pero no dudó en poner esa relación como antecedente que avalara la experiencia y la capacidad de llevar a cabo la obra.

Fuente: InfoCielo

(Visited 254 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más