Brasil se asegura inversiones privadas de US$5.460M con privatizaciones

Concesiones de infraestructura y energía eléctrica ya realizadas generarán unas inversiones mínimas de 22.400 millones de reales (unos US$5.460 millones) en inversiones de la iniciativa privada en los próximos años.

En total, el gobierno de Jair Bolsonaro realizó más de una veintena de licitaciones en su primer año, en puertos, aeropuertos, líneas de tren, carreteras y energía eléctrica. Pero el gobierno aún tiene el reto ahora de mantener el ritmo de licitaciones en los próximos años, ya que las concesiones hasta ahora son apenas el 10% de todas las previstas hasta 2022.

Privatizar el mayor número posible de activos permitirá garantizar inversiones en áreas estratégicas. Asimismo, suponen un alivio para las cuentas del Tesoro Nacional.

Los pagos que las empresas ganadoras en este primer año hicieron en bonos sumaron 5.800 millones de reales (unos US$1.415 millones), aunque algunos contratos prevén un pago mensual a lo largo de la concesión, lo que significa que la recaudación suba hasta los 8.000 millones de reales (unos US$2.000 millones) hasta el fin de los contratos.

Lee también: Guatemala lanza licitación para construir Aerómetro

Cuando finalice el gobierno de Bolsonaro, hasta 2022, Brasil tiene una cartera de licitaciones que puede generar más de 230.000 millones de reales (unos US$56.000 millones) en inversiones a lo largo de los contratos, sin contar las licitaciones petroleras y de gas.

“Es un número excelente y la tendencia es continuar a este ritmo. En el mundo hay mucho capital que necesita ser invertido, y Brasil acaba siendo una buena opción”, explicó a Xinhua el economista Claudio Frishack, de la consultora Inter.

En su primer año, Jair Bolsonaro logró licitar hasta cinco aeropuertos, que representan el 9,5% del mercado doméstico y atienden unos 20 millones de pasajeros anuales, además de licitar una importante vía de tren que conecta el norte y el sur del país.

Para Frischack, Brasil sigue siendo muy atractivo para inversores de infraestructura; no obstante, considera que una parte importante de esta agenda depende del Congreso.

Lee también: Odebrecht exige pago de US$174M a Petroecuador

“Es posible aumentar en 0,3 puntos porcentuales del PIB el volumen de inversiones en infraestructura anualmente a partir de 2020, ampliando el esfuerzo de concesiones con la agenda del Congreso”, consideró el economista. Actualmente, las inversiones en infraestructura representan apenas el 1,8% del PIB brasileño.

Otro aspecto que necesita ser discutido por el Congreso en su opinión es la creación de un mecanismo de protección contra las variaciones del cambio para las concesiones, algo que podría suponer una dolarización de estos contratos.

Para los próximos meses, el gobierno brasileño quiere acelerar los estudios sobre privatizaciones y las concesiones.

El objetivo es subastar 16.000 kilómetros de carreteras federales, con una inversión prevista de 137.000 millones de reales (unos US$33.415 millones), además de invertir 62.000 millones de reales (unos US$15.120 millones) en carreteras nuevas y en la actualización de contratos que ya están en vigor, además de licitaciones en puertos, aeropuertos y del sector eléctrico.

Fuente: Xinhua

(Visited 43 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más