Odebrecht consigue éxito con los simuladores Volvo

Cada vez más se va afianzando el uso de simuladores en labores de entrenamiento y capacitación de personal. Odebrecht es una de las constructoras que más ha confiado en el uso de esta tecnología. Edivaldo Freitas, gerente de entrenamiento de personal de la compañía, explica cómo está compuesta su flota actual de simuladores.

En la actualidad hay una unidad de entrenamiento para volquete y camión carretero, una unidad para camión articulado o ADT, una cargadora, siete excavadoras sobre orúgas, una grúa torre, una grúa móvil, equipos de perforación y un tractor sobre orugas.

“Los simuladores sirven para todos los modelos de equipos, aunque sean igual a algunas marcas como Caterpillar, Volvo, Atlas Coopco y John Deere, la operación es igual para todos”, agrega Edivaldo.

Una historia interesante
Resulta interesante observar cómo ha ido avanzando el asentamiento de esta tecnología desde 2009. En aquellos momentos iniciales predominaban los simuladores de grúas y grúas torre en unidades como AFEq, UHE San Antonio y el tercer puente sobre el Orinoco en Venezuela. Obviamente, ya había simuladores para excavadoras, buldóceres y camiones vasculantes.

En los años 2010 y 2011 la empresa brasileña acometió obras como el Tren Eléctrico de Lima, el aeropuerto de Trípoli (Libia), la ruta ferroviaria Transnordentina y la gran obra de EEF en Carajás. En todas ellas se usaron simuladores de grúas torre y sobre orúgas junto con excavadoras. Sólo en el primer año (2009) se entrenaron con simuladores a 190 operarios, la cual subió a 269 al año siguiente. Solo las obras del Aeropuerto de Trípoli requirieron entrenar a 106 auxiliares de movimiento de carga.

En 2012 se completó uno de los proyectos más interesantes de Brasil: el estadio de Corinthians en Sao Paulo, así como se continuó con la mega obra de la Transnordestina y la UHE Teles Pires. Ya por entonces queda bien definido que las principales aplicaciones son elevación y movimiento de tierras (excavadoras y camiones).

Asimismo, según avanzaba la implantación de esta tecnología se produjo una diversificación del personal a entrenar. Si bien durante el primer año predominaron operadores y auxiliares, ya en 2010 se entrenaron a mecánicos, 15 gestores y 8 técnicos de seguridad. En 2012 ya se entrenaron a los dos primeros señalizadores y a 7 instructores. En 2013 se incorporó el primer simulador para cargadoras.

El siguiente gran proyecto fue la gran ruta BR 163, donde solo en 2014 se entrenaron a 109 operadores. El año siguiente pasarían por los simuladores un total de 269 empleados, 137 de ellos conductores y 87 motoristas, todos ellos para una sola obra. En ese periodo de seis años se formaron un totoal de 1.389 empleados, de los que 335 son operadores de línea amarilla, 262 auxiliares de movimiento de carga, 183 operadores de grúas, 347 conductores de línea blanca, 114 ingenieros y encargados, 65 técnicos de seguridad, 32 instructores, 26 mecánicos y 25 operadores de topadoras.

Edivaldo enfatiza en la importancia que tiene para Odebrecht el hecho de que puede diversificarse en la estructura organizativa de la compañía, pudiendo utilizarse en la formación de gerentes, personal técnico y operadores.

Para Edivaldo, una buena planificación previa de los cursos resulta fundamental antes de utilizar un simulador. “Un simulador solo no sirve para nada o no trae resultado. La combinación entre un buen instructor y un buen simulador es lo que hace el éxito”.

Por ello, considera que la planificación depende de la necesidad de cada empresa y el objetivo a ser alcanzado, aunque básicamente están compuestos por tres fases. “La primera fase es la de adaptación al simulador. Es necesario dedicar al menos una hora y algunos escenarios para que el operador o alumno se acostumbre al simulador”.

La segunda etapa correspondrá a la elección de los escenarios. “Es necesario elegir escenarios que sean parecidos al trabajo que el operador o alumno encontrará en la práctica. El tiempo de práctica en el simulador varía en función de las características, pero en promedio son 40 horas para el reciclaje y 80 horas para la formación”.

La tercera fase es de práctica de entrenamiento en el campo. Edivaldo explica que en la formación de operadores, el alumno de debe operar la máquina en el campo, en los mismos escenarios que los practicados en el simulador. “El tiempo de práctica en la máquina después de pasar por el simulador también varía de entrenando para entrenar, pero en promedio son 20 horas”.

Respecto a los niveles de formación, éstos varían dependiendo del simulador, pero “son varios niveles desde principiante hasta avanzado. Cuanto más escenarios el simulador presenta mejor es para la capacitación. Esto depende mucho del grado de conocimiento del instructor”, agrega Edivaldo.

A la hora de supervisar la evolución del personal, ésta se realiza de la misma forma que los métodos tradicionales, con la ventaja de que la evaluación no tiene la interferencia del evaluador. “La misma es hecha por el simulador. Esta es una de las grandes ventajas del simulador, pues la evaluación deja de ser subjetiva”.

La elección adecuada

Edivaldo explica que en el mercado actual predominan los simuladores portátiles, no porque sean mejores sino porque son más baratos y fáciles de justificar su adquisición. “Utilizamos los simuladores móviles, pues entendemos que son los únicos capaces de simular la realizada de la operación. Hemos hecho algunas pruebas y llegamos a la siguiente conclusión en el porcentaje comparativo de teoría y práctica absorvida por el simulador. Respecto a la teoría, ésta era del 10% en la versión de computadora portátil, 50-% en la versión estática y 75% en la móvil. La práctica correspondía a 5% en la computadora portátil., 30% en la versión estática y 75% en la móvil. Respecto a la realidad con la máquina, ésta era del 0% en la computadora portátil, 50% estática y 100% en el móvil”.

Edivaldo valora la experiencia que tuvieron en Odebrecht al participar en el desarrollo de un simulador (camión basculante). “Realmente se puede hacer cualquier cosa. Sólo depende de cuánto dinero tienes para gastar, o, quieres gastar”.

Para este profesional, no hay necesidad de incrementar tantas cosas o escenarios parecidos a los que poseemos. “Lo más importante es que el simulador reproduzca fielmente todos los movimientos de la máquina y puedo simulador la mayor cantidad escenarios de trabajo posibles”.

Odebrecht cuenta con copias fieles de Volvo y Caterpillar que fueron adquiridas a través de los distribuidores de estas marcas.

A la hora de evaluar la rentabilidad económica de contar en propiedad con un simulador o una flota de simuladores, Edivaldo no deja ninguna duda. “Resulta rentable en todas las situaciones, siempre que tenga un equipo dedicado a la capacitación. La clave está en que estos simuladores no sirven sólo para entrenar a los operadores. Hoy entrenamos a operadores, ayudantes, mecánicos, técnicos de seguridad, ingenieros, instructures y en la evaluación de nuevos operadores en el momento de su contratación”.

Transnordestina
Un buen ejemplo de rentabilidad fue la aplicación de simuladores en labores de capacitación para la obra ferroviaria Transnordestina, la cual tiene 1.728 kilómetros de longitud y fue todo un logro en el país. Las cifras mostradas en la tabla anexa arrojan una serie de resultados. En primer lugar se produjo una reducción del 62% del costo por clase, y del 20% en cuanto al tiempo de formación. Asimismo, se redumjo el 75% el tiempo de utilización de las máquinas y se emitieron 4 toneladas menos de co² y de 4 ton por clase de entrenamiento.

Desde el punto de vista logístico,Edivaldo explica que se consiguió una redcucción del 10% en el costo de las piezas, un aumento de la disponibilidad mecánica del 4%, una reducción del 10% del consumo de combustible y un incremento de la productividad del 5%.

Edivaldo finaliza con una reflexión. “Los resultados obtenidos con esta metodología innovadora fueron sorprendentes, ya que presentó una reducción tanto en el tiempo de formación cuanto en costo del entrenamiento. En la mayoría de los entrenamientos fue posible sustituir en 100% los equipos y en la formación de nuevos operadores reducir en un 75% la utilización de la máquina”.

Visión de Volvo
Luiz Vieira, coordinador de desarrollo de competencias de Volvo CE en Latinoamérica explica cómo la compañía ha desarrollado su estrategia de entrenamiento mediante simuladores en la región, donde cuenta con la licencia de utilización de los simuladores a través del fabricante sueco Oryx. “Contamos con simuladores reales y versiones desktop o de sobremesa para simulaciones que no requiere de tanto nivel de realidad o recreación. Es una tecnología más económica que no estamos promoviendo a través de nuestro canal de dealers”.

De hecho, desde 2010, explica Vieira, la empresa está fomentando la utilización de simuladores completos. “Tenemos la posibilidad de contar con cabinas cerradas y promovemos los que tienen servomotores para realizar los movimientos, con una pantalla grande donde se puedan proyectar los ambientes de simulación. Todos los asientos, joysticks y comandos son fieles a los que encontramos en las cabinas de los equipos Volvo”.

Uno de los dilemas que se están presentando en la actualidad respecto a telemetría y entrenamiento es el del uso de la realidad virtual respecto a la realidad aumentada. Vieira se decanta por la realidad virtual y considera que la realidad aumentada resulta muy útil para mostrar un nuevo producto. “Los walkarounds de nuevos modelos y las presentaciones remotas en las que se detallan los componentes internos de un equipo se pueden beneficiar considerablemente de la realidad aumentada. En mi opinión, la realidad virtual resulta más idónea para un entrenamiento”.

La gran ventaja de los simuladores, explica Vieira, es que todos los comandos son de los equipos originales, por lo que resultan mucho más pequeños. “En nuestro centro de entrenamiento en Curitiba contamos con dos simuladores de equipos de construcción, uno de camión carretero y uno de autobús. Otra opción es la que desarrollan nuestro distribuidor Tracbel y el usuario final Odebrecht, los cuales tienen los simuladores ensamblados dentro de un contenedor que cuenta con todas las conexiones eléctricas. Tracbel, por su parte, entrena a clientes, por lo que no hay costos de desplazamientos”.

Volvo CE cuenta con las dos opciones fuera de Brasil. Los distribuidores pueden traer a sus clientes al centro de entrenamiento regional en Curitiba. Aquellos que cuentan con simuladores en sus instalaciones (Argentina, Chile, Panamá, Colombia) realizan su propio entrenamiento. “El hardware para el articulado y el cargador son los mismos. El cambio está en el software. Contamos con versiones para excavadoras, cargadores, volquetes o dúmpers articulados y tiendetubos”.

Uno de los condicionantes para decantarse por una u otra opción en entrenamiento dependerá de la rentabilidad del mismo. Para Vieira, ésta radica en no tener que contar con un equipo inoperativo durante toda una semana que dura el entrenamiento, a lo que se unen gastos adicionales de dientes, combustibles, etc. “Los simuladores permiten recrear la operación de forma segura, por lo que los estudiantes solo van al equipo cuando ya están preparados. Por ello se reduce el uso del equipo un 75%. Cuando se usa un simulador se reduce el costo del 65% con una clase de simulación. Odebrecht contaba con tanto personal a entrenar que le era rentable operar sus propios simuladores. Otros contratistas prefieren contratar el servicio a su distribuidor Volvo”.

Si un cliente cuenta uno o dos operadores, explica Vieira, contratar una semana le puede resultar demasiado costosos, por lo que prefiere enviar a los operadores al centro de entrenamiento de Volvo en Curitiba para un curso compartido con otros operadores. “Cuando se cuenta con ocho o diez operadores, una opción es recibir los simuladores en un contenedor durante un tiempo establecido. Tracbel también alquila simuladores en Brasil durante largos periodos de seis meses, ofreciendo un entrenamiento inicial para un instructor del cliente, el cual se encargará de entrenar a los operadores”.

Si bien el concepto de operación de un simulador se puede aplicar a todos los fabricantes, lo destacado de este modelo es que el soporte inicial corre a cargo del distribuidor local y no del fabricante de los simuladores. Además, los simuladores se pueden conectar por internet, por lo que las actualizaciones del software se pueden realizar de forma remota.

Un futuro prometedor
En un presente cada vez más dominado por la telemetría y la comunicación inteligente entre máquinas, Vieira es consciente del potencial de los simuladores y de cómo van a adaptarse a las nuevas tecnologías, en concreto sin la necesidad de operadores. “Volvo CE es pionero en la operación sin operadores. Sin duda, los simuladores tendrán que adaptarse”.

De hecho, la compañía cuenta con un método de capacitación denominado ECO Operator para operadores experimentados que permite corregir sus condiciones de operación. “Nuestro sistema de monitoreo Matrix realiza la lectura de los resultados, el operador realiza un entrenamiento teórico y practica pasando por una prueba final con el instructor en la cabina. A continuación se realiza una segunda lectura matrix que debe arrojar como resultado una reducción del consumo de combustible”. En ese ambiente, la telemetría puede ayudar a informar sobre errores y consumos de combustible, lo que puede indicar una necesidad de entrenamiento adicional.

Por ello, Vieira ve un futuro próximo con más tecnología virtual.”Habrá más aplicaciones con resultados de simulación directamente en los celulares y las computadoras de los usuarios, los cuales accederán a la información de forma más rápida y con mayor conexión”. También ve una tendencia en simuladores aplicados a nuevos equipos. Veo una posibilidad de desarrollo en los equipos de construcción de carreteras con operaciones muy complejas que todavía no han sido desarrolladas”.

Contacte al editor

Últimos Reportajes

  • Un túnel submarino conectará Suecia

    Uno de los túneles más interesantes de Escandinavia, el túnel Marieholm, está siendo construido en la ciudad de Gotemburgo. En el futuro, los 306 m de esta larga conexión subterránea…

  • Un puente futurista se eleva en China

    Desde 2010, PERI ha venido apoyando la construcción de la sección de túnel submarino de 6 km de largo del enlace fijo entre Hong Kong y Macao/Zhuhai con la provisión…

  • Demolición en un país idílico

    La empresa agrícola suiza, Syngenta, está transformando completamente su sede en el centro de Basilea. Para ello, se tuvo que retirar un bloque de torre de 54 m de altura.…

Lee más