La Autopista Santiago-Lampa en Chile, uniendo vías   

Una nueva carretera se acaba de inaugurar en Santiago de Chile. La obra es parte del plan de mejoramiento etapa 2 del tramo Santiago Los Vilos y se ejecuta en los primeros 15 km, desde el límite sur de la concesión (proximidad nudo Quilicura) hasta la plaza de peaje Lampa.

Consiste en la “ampliación y mejoramiento integral tanto de las vías expresas como las calles de servicio, donde además de intervenir las vías expresas se mejoran las vías locales, aumentando y reordenando la oferta vial para el acceso norte de Santiago y el paso de Ruta 5 por las comunas de Quilicura, Lampa y Colina. Además, se integra el transporte público, el peatón y el ciclista como usuarios de la infraestructura concesionada”, señalan desde la Coordinación de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas de Chile (MOP).

Desde la Sociedad Concesionaria Globalvía Chile, comentan que “en noviembre pasado se puso a disposición de los usuarios el 84,75% de la autopista, con la totalidad de la vía expresa, un importante tramo de las calles de servicio, ciclovías y pasarelas peatonales, con 5 meses de anticipación a la fecha prevista de entrega de la obra en su totalidad (abril 2018)”.

En cuanto a la infraestructura, se aumenta la capacidad de las vías expresas de tres a cuatro pistas por sentido entre el Nudo Quilicura y el enlace Buenaventura (3,5 km aproximados), manteniendo tres pistas en el resto del trazado. Se construyen cinco nuevos pasos superiores (Lo Marcoleta, Las Esteras Sur, Lautaro, Cañaveral y La Montaña) y dos inferiores (El Lucero y Retorno), que complementan a los enlaces Buenaventura, ACNO, Lo Pinto y Batuco-Liray preexistentes, ampliando significativamente la oferta de retorno y conectividad.

A las vías locales se les da completa continuidad desde Quilicura a Lampa, completando los tramos faltantes y construyendo estructuras de paso en los enlaces Buenaventura y Lo Pinto. Las vías locales también aumentan su capacidad a tres pistas entre el nudo Quilicura y el enlace Buenaventura. Se construyen 42 nuevos paraderos, 10 pasarelas y en total se agregan más de 30 km de aceras y ciclovías.

Asimismo, la mega autopista busca establecer vías locales continuas unidireccionales y mayor capacidad de las vías expresas, que ayudan a descomprimir y descongestionar el acceso norte de Santiago, aumentando las eficiencias en viajes de mayor alcance, desde Lampa hacia el norte.

Desafíos en terreno

El principal desafío fue ejecutar las obras en el plazo previsto, manteniendo en servicio el flujo de tránsito de la Ruta 5. Para ello, se programaron desvíos en ocho macro fases, partiendo por intervenir las vías expresas para luego transitar hacia las vías locales. El primer desvío relevante fue la implementación de un 2+2 en el tramo entre Buenaventura y ACNO, que permitió construir las estructuras de los PS Cañaveral y la Montaña del costado oriente simultáneamente con sus accesos materializados en terraplenes estabilizados mecánicamente (TEM).

 

Además, la construcción de los terraplenes asociados a los pasos superiores desarrollados por mitades longitudinales para permitir mantener al tránsito con dos pistas por sentido; requirió implementar, además del sistema de muro de tierras estabilizadas mecánicamente  por el lado exterior del terraplén (muro TEM), la formación de un muro provisorio por el lado interior (en mediana) constituido por un paramento vertical estabilizado con elementos tensores en cada capa de terraplén, que afianzan una malla metálica tipo ACMA, contra el cual se apoyó finalmente la segunda mitad del terraplén; este muro provisorio fue objeto de un seguimiento topográfico, para detectar a tiempo la deformaciones   que pudiesen  comprometer su estabilidad.

Por otra parte, la construcción del cajón estero Las Cruces también presentó un desafío constructivo “ya que el proyecto amplió la sección existente aproximadamente  cuatro veces con excavaciones bajo el fondo actual de alrededor de 8 metros; la restricción de mantener siempre una  mitad de la calzada con cuatro pistas (dos por sentido) y simultáneamente  mantener el flujo de agua del Estero  sin interrupción,  se abordó variando ligeramente  el trazado de manera de dejar en servicio el cajón existente y evitando la excavación a tajo abierto, que requería taludes estables con un amplia superficie de influencia, por un sistema de construcción del cajón mediante paramentos verticales construidos como paredes moldeadas, con la losa superior conformada como  elemento apoyado  sobre el suelo existente, para luego proceder a la  excavación del vano entre paredes y bajo losa hasta la cota inferior en que se construyó  la losa de fondo”, destacan desde el MOP.

También fue necesario diseñar un sistema de refuerzo especial para un ducto de alcantarillado que cruza la carretera y que quedó  bajo una zona de terraplén, que le impuso una sobrecarga de 8 m de altura de tierra a la tubería. “El refuerzo ejecutado, sin alterar ni interrumpir el ducto en servicio, fue mediante una envolvente de hormigón  fluido reforzado con fibra, colocado paulatinamente por tramos menores a 1m de longitud de manera que la parte inferior del tubo sin apoyo pudiese resistir sin comprometer su estabilidad estructural”, complementan desde la Coordinación de Concesiones del MOP.

“La construcción se inició por la parte más alejada del nudo de Quilicura, es decir, la más próxima al peaje de Lampa, por ser ésta la zona de menor influencia de los servicios afectados, de menor tránsito y menor complejidad técnica, especialmente en la vía expresa; originando un avance general de los trabajos de norte a sur. El mismo razonamiento sirvió para planificar las obras en los enlaces, pues primero se acometieron las del enlace de Lo Pinto y posteriormente las del enlace de Buenaventura”, destacan desde Globalvía.

En la primera mitad de la obra en ejecutarse, entre el enlace con la radial nororiente y el enlace de Batuco, destacaron las tareas de asfaltado de la vía expresa, ejecución de pasarelas peatonales, construcción de pasos inferiores y ejecución o adecuación de vías de servicio. En la zona entre el enlace con la radial Nororiente y el enlace de Quilicura, destacó la ejecución por mitades de los muros de tierra armada que originaron los puntos de elevación de la vía expresa que finalmente dieron pie a los 5 pasos superiores. En toda la longitud de la obra, los últimos trabajos han sido los que se relacionan con aceras y ciclovías, los puntos más alejados de la vía expresa y los más afectados por los servicios de las diferentes compañías.

Las vías expresas fueron diseñadas para 120 km/hora, con un perfil tipo de 3 y 4 pistas por sentido, más bermas, con calzadas separadas por mediana. Las vías locales tienen un diseño para 60 km/hora con un perfil de 2 y 3 pistas por sentido, siendo todos los pavimentos asfalticos convencionales.

Los contratistas se encontraron con rellenos artificiales y suelos con baja capacidad de soporte depositados en zonas de inundación, generando la necesidad de cambiar capas de hasta 1 m de espesor por materiales estabilizados del tipo gravas y gravas arenosas con mejor capacidad de soporte.

Finalmente, toda la nueva infraestructura es monitoreada 24 horas a través de una red de circuito cerrado de TV desde el centro de control y gestión de tráfico (CGT) emplazado en el edificio de la Sociedad Concesionaria. Este sistema además, es complementado por una red de teléfonos de emergencia (postes SOS) para labores de asistencia en ruta, dispuestos aproximadamente cada 500 m en la vía expresa y por sistemas electromagnéticos (espiras) de conteo y clasificación de vehículos, que apoya a los sistemas de cobro y recopila información estadística del flujo.

Ficha Técnica

Proyecto: Autopista Santiago Lampa, Santiago, Chile

Mandante: Coordinación de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP)

Sociedad Concesionaria: Globalvía Chile

Inversión: UF 4.164.620,54

Constructora: FCC Construcción S.A

Año Inicio Construcción: 2015

Año Término Construcción: Primer trimestre 2018

 

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más