Una torre se eleva en Bogotá

Torre en Bogotá, ColombiaCuando pensamos en los grandes proyectos de rascacielos en Latinoamérica, vienen a nuestra mente proyectos futuristas en Ciudad de México y Panamá, o la conocida como Costanera Center en Santiago de Chile. La ciudad de Bogotá parece haber estado dormida en este sentido durante casi cuatro décadas. La torre BD Bocatá, en el centro de la capital, ha roto esta sequía de forma excepcional. Hagamos un recorrido a este proyecto.

Una vez terminada su construcción, la nueva torre BD Bacatá se convirtió en el edificio más alto de Colombia y superó a la Torre Colpatria, todo un emblema en la silueta de Bogotá. El complejo tiene dos edificios de 56 y 67 pisos. El nuevo edificio incluirá apartamentos, un hotel y locales comerciales, siendo el segundo más alto de Suramérica después de Costanera Center.

El proyecto ha costado en torno a $750 mil millones de pesos colombianos (US$2.500 millones a septiembre de 2016) y está ubicado en una de las zonas más céntricas de la ciudad. Para la construcción del edificio ha habido una inversión de en torno a $280.000 millones de pesos (US$900 millones).

Para su construcción se han empleado 25.000 metros cuadrados de ventanería fabricadas en Galicia, España. Cada ventanal tiene dos vidrios templados de 6 milímetros de grosor separados por una capa de aire, con bordes de aluminio, capaces de soportar vientos de hasta 100 kilómetros por hora. Para su colocación se necesitó más de un año.

Otro aspecto destacado fue la utilización de concreto no usado antes en proyectos inmobiliarios y capaz de soportar pesos nunca vistos.

El proyecto de capital colombiano-español (Juan Abadías, presidente del Grupo Preyco, y el español Francisco Martín Villanueva) fue desarrollado por la constructora colombiana Prabyc. Lo que llamó la atención es el hecho de ser el primer rascacielos financiado mediante la modalidad de crowfunding, la cual reunió a más de 5.000 inversionistas

Una obra complicada

torre más alta en BogotáUno de los principales obstáculos a superar fue el hecho de que la roca tuviera gran dureza, por lo que hubo que cimentar el edificio con piloteadoras Soilmec que facilitaron la excavación de 161 pilotes con diámetros entre 90 cm y 2,5 m a más de 60 metros de profundidad.

Además de la construcción de las fundaciones/pilotes y los sótanos, el segundo gran desafío fue lo estrecho del terreno donde se ubica, de apenas 4.384 metros cuadrados. Como las condiciones geológicas del suelo no son las más ideales, hubo que excavar hasta 25 metros para la placa de contrapiso, pero a esto hubo que unirse una serie de permisos municipales para extraer 100 mil metros cúbicos y vaciar 70.000 metros cúbicos de concreto con 9 millones de kilos de acero. Hubo que colocar un cerramiento para realizar las excavaciones de las pantallas de concreto de 60 centímetros de grosor y que evitan el flujo de aguas subterráneas.

Por ello primero se excavaron algunos metros para construir el piso del primer sótano y los muros de contención. Se reservó un hoyo en el centro para excavar el segundo sótano y así excavar siete sótanos, donde se construyeron 300 pilotes de 40 metros de profundidad y entre 90 cm y 2,5 m de diámetro que sostienen la estructura. A finales de 2012 se terminaron los muros de contención de entre 35 m y 45 m de profundidad y se comenzó a excavar los sótanos.

También hubo que construir una serie de anillos de concreto con pilotes temporales a 45 metros para realizar el suministro de materiales y estabilizar el terreno. Los otros anillos ofrecían suficiente resistencia estructural como para dejar las retroexcavadoras.

El siguiente paso fue excavar y colocar las losas definitivas, reemplazando 58 columnas temporales por las 103 definitivas.

Para elevar los materiales a los pisos superiores de la torre se utilizaron grúas auto trepantes, una que llegó hasta la planta 54 y transportó una segunda grúa que operaría desde allí y tendría menor tamaño (brazo de 30 metros y capacidad de transporte de 1,5 toneladas). Esta grúa pequeña también ayudó a desmontar la grúa principal.

En abril de 2014 inició la construcción sobre el nivel de la calle de los 67 pisos de la torre sur a un ritmo de un piso por semana. En abril del año siguiente se alcanzó la planta 51 y se superó a la Torre Colpatria en número de plantas. En ese mes comenzó la demolición de los pilotes de soporte a los anillos de contención de los siete sótanos de las torres. El pasado junio de 2015 se superó en altura a la Torre Colpatria y se fundió la última placa de la torre sur, completando 67 pisos y 240 m.

Una vez terminado el grueso de la torre sur, se instaló el sistema de aire acondicionado, 17 tanques sanitarios y la red eléctrica compuesta por 10 subestaciones y 2 plantas de suministro.

Múltiples proyectos en Bogotá

La torre BD Bacatá no es el único megaproyecto en el centro de Bogotá. En la zona del Centro Internacional se están levantando las Torres Atrio, dos edificios programados para su inauguración en 2018 y que contarán con una altura de 268 metros.

En la zona de Usaquén es finaliza una quinta torre del proyecto North Point, con 45 pisos y 172 metros de altura. Asimismo en el centro de la ciudad se construye el proyecto Museo Parque Central, el edificio residencial más alto de la ciudad con 43 pisos y 180 metros de altura. El proyecto que levantará más expectación después de BD Bacatá es el denominado Entre Calles, un rascacielos de 96 pisos que con 457 metros.

Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más