Crece inversión en Proyectos de infraestructura en Centroamérica

La última versión del “Strategic 100 Latin American Infrastructure Report”, elaborado por la consultora CG/LA Infrastructure, demuestra que los proyectos de infraestructura en Centroamérica cada vez tienen más fuerza y visibilidad a la hora de competir por las inversiones globales. De hecho, 19 de su centenar de proyectos están en los países que integran el Istmo.

Esto se debe a que, con nuevas líneas de metro, aeropuertos, carreteras, trenes, complejos logísticos, y otros, las diferentes naciones pretenden elevar la competitividad de la región.

Entre los proyectos más importantes están la Línea 3 del Metro de Panamá (US$2,620 millones), el Gasoducto México-Guatemala-Honduras (US$1,600 millones) y el Sistema de Transporte Rápido de la Gran Área Metropolitana en Costa Rica (US$1,400 millones), los cuales van de acuerdo con la tendencia de inversión de la zona.

Pero, a pesar de los esfuerzos, la mayor parte de los países del Istmo están abajo del 6.2% del Producto Interno Bruto (PIB) de inversión en infraestructura que la Cepal recomienda para Latam, región que, en promedio, únicamente ejerce el 2.3% del PIB en este rubro.

Además, el contraste es grande. Al promediar las cifras de Infralatam, encontramos que, mientras sitios como Nicaragua, Panamá, Honduras y Costa Rica han hecho la tarea de invertir 5.9%, 5.3%, 4.9% y 4.1% de su Producto Interno Bruto (PIB) en infraestructura entre 2008 y 2015, Guatemala y El Salvador sólo alcanzaron el 2.5% y el 2.0%. El promedio regional es de 4.1%.

“Si uno compara la Centroamérica de hace 15 años con la Centroamérica de hoy, ha habido un progreso”, opina Lucio Cáceres Behrens, asesor regional de Infraestructura de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Pero la inversión no lo es todo y, de manera paralela, los gobiernos deberán resolver el problema de seguridad jurídica que aqueja a la región, rubro en el que Panamá y Costa Rica están a la cabeza de mejores prácticas en el Istmo.

Cáceres Behrens describe que los inversionistas deben estar seguros de que hay respeto a las normas y a los contratos. Además, los sistemas de catastro son “muy imperfectos”, lo mismo que los de registro de la propiedad y para la transferencia de dominio. Y, con base en estos elementos, lanza una advertencia: “Nadie invierte en un país donde no hay seguridad jurídica”.

Fuente: Forbes

Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más